EL MOMENTO CERO DE LA VERDAD (ZMOT) Y LA VELOCIDAD DE LLEGAR AL CLIENTE

Alvaro Moreno … 31 de Mayo de 2017
Descripción

Estoy convencido que si escucháramos a los clientes todos los días, nos dirían lo que desean y necesitan.

Hace poco, se realizó un estudio en una de Investigadora de mercados con el propósito de identificar los beneficios emocionales que promueven e inciden en los hábitos de consumo.

 Los resultados revelaron que los beneficios se derivan de profundas necesidades de reinvención, dominio, seguridad y conexión.

Hoy en día, los compradores desean explorar y analizar de qué forma los productos pueden mejorar su calidad de vida. Exploran para obtener la información que necesitan y se motivan a interactuar con otras personas y fortalecer sus relaciones mientras obtienen información. Los impulsa el deseo de asumir la responsabilidad de su propia identidad y del bienestar de sus familias y hogares. El proceso para satisfacer estas necesidades de los compradores empieza en el Momento cero de la verdad (ZMOT).

La mayoría de nosotros comprende el momento crítico de decisión de compra en la góndola de un almacén o supermercado, primer momento de la verdad, como lo que se llamaba en Procter & Gamble. Sin embargo, los consumidores hoy en día conocen más acerca del producto antes de acercarse a la góndola. Encuentran una gran cantidad de información detallada en Internet, proveniente de todas las fuentes posibles, sobre las marcas y los productos que les interesan. Los consumidores navegan, indagan, exploran, sueñan y se apropian de la información para sentirse seguros de la compra que realizarán.

Además, el conocimiento que adquieren, lo comparten con otras personas. El Momento cero de la verdad determina, en gran medida, las marcas que forman parte de la lista de compras, los almacenes que los compradores frecuentan y las personas con quienes comparten los resultados.

 Estar presentes en este nuevo momento de toma de decisiones y brindarles a los compradores la información que naturalmente requieren y de todas las formas en que la requieren depende de nosotros.

Por otro lado en pleno siglo XXI no nos debería sorprender LA VELOCIDAD con la que el mercado está sacudiendo a empresas, profesionales y clientes. Sin embargo, la realidad nos está mostrando lo contrario. Tan solo si sabemos actuar bajo una cultura de marketing estratégico seremos capaces de adaptar nuestra actividad a lo que demanda realmente el cliente, verdadero protagonista de este siglo.

En un escenario en constante evolución como el actual, solo tendrán éxito las empresas y directivos que sean capaces de generar experiencias en sus clientes, fortaleciendo su vinculación con la estrategia, los procesos y el equipo de la organización. Por ello, la lectura del libro nos ofrece la gran ventaja competitiva de contar con una visión global del mercado, a través de un lenguaje sencillo y práctico, mostrándonos las diferentes técnicas y herramientas del marketing estratégico y operativo.

Más artículos