La función social de la empresa minera en el Perú

admin 12 Febrero 2018
Descripción

La Función Social Empresarial es la responsabilidad que las empresas tienen frente a la sociedad. Es otro paradigma para conceptualizar lo que es empresa. Dado que muchos entienden que el objetivo de la misma es obtener solamente utilidades,  como era la visión de Milton Friedman. La Responsabilidad Social o la RSE tiene tres perspectivas para lograr Desarrollo Sostenible:

  1. La realidad económica: Esto implica, una remuneración adecuada a los trabajadores, que les permita tener una situación de vida digna, entre otros factores.  Se guía por ético o lo moral, es decir lo que debe ser.
  2. La realidad social: Está relacionada al desarrollo integral del ser humano. Son  las acciones de la empresa hacia las personas que no satisfacen alguna necesidad básica, las que son perjudicadas directa o indirectamente por las acciones productivas, etc.
  3. La realidad medioambiental: Son las estrategias o acciones para reducir los niveles generados de contaminación ocasionados por la producción.

La ética empresarial es vista erróneamente por algunos empresarios como un costo y una desventaja competitiva. La Función Social permite ampliar el mercado, generar nuevos negocios y marcas, tener estabilidad social y mejorar el talento humano, elevar el valor de   la percepción que el cliente tiene de la empresa como de la marca; una competencia más audaz, donde el cliente (mejor dicho la persona) es el mayor beneficiado. Gran parte del desarrollo del Perú se debe a la calidad de Función Social. La RSE contradice la falsa publicidad que existe; como la especulación de los precios que es muy común en nuestro país, donde las empresas conciertan precios para beneficiarse.

El sector económico minero,  es uno de los que más ingresos ha generado al PBI, casi en toda nuestra historia. Somos un país minero por naturaleza. Antonio Raimondi (italiano) escribió en demasía sobre nuestra riqueza mineral y natural. Lo que existe en el Perú, es el dilema de saber: ¿Cuánto y cómo producir mineral, generando Desarrollo Sostenible?.

De los proyectos mineros que existen, resalta el Proyecto Minero Las Bambas, que es un yacimiento situado a más de 4 000 m.s.n.m, entre las provincias de Grau y Cotabamba en la región Apurímac, dedicada a la producción de cobre. A mitades de este año, han empezado a subir los precios de los metales. En la producción de cobre competimos con Chile.

También destaca el proyecto minero de Cerro Verde en Arequipa, dedicada también a la producción de cátodos de cobre, que actualmente está haciendo un proyecto de ampliación para producir sulfatos primarios. Fue ampliada hace algunos años y ha contribuido a desarrollar algunos proyectos de infraestructura en la región. Aún es necesario, darle mayor valor agregado al cobre para una mejor cotización de su precio internacional.

Asimismo, está la minera Southern Perú Copper, en Moquegua, que tiene como objetivo producir más 120 000 toneladas de cobre al año. La minera Buenaventura, ubicada en la provincia de Oyón, produce los principales metales preciosos; como el oro, cobre y plata. Según su publicación en internet del 2017, sostiene haber realizado:

  • 4 colegios con 1000 alumnos por año.
  • 4 hospitales que atienden a 36,300 consultas por año.
  • 315 Km de líneas de transmisión y 8 sub estaciones.
  • 384 Km de carreteras construidas.
  • 140 Km de carreteras rehabilitadas.
  • 2 aeródromos

Los proyectos mineros han sido causa de varios conflictos sociales. Uno de los más recientes fue el de Tingo María a cargo de la empresa Southern Cooper Corporation. Actualmente, este proyecto tiene dificultades para su ejecución, ya que existe desconfianza de la población de los verdaderos intereses del proyecto. La agricultura se vería perjudicada debido a los niveles de contaminación que se generarían. La empresa sostiene que, el impacto ambiental no sería elevado, pero considero que esta empresa minera y otras, durante décadas han producido mineral con alto nivel de contaminación, que ha alterado el clima y el medio ambiente en nuestro país. Esta es una de las causas, de los desastres naturales existentes.

En la producción minera se elimina cadmio, arsénico y plomo principalmente; se contamina el aire, agua y suelo, la esperanza y calidad de vida de la población se ven afectadas. Las empresas mineras en general, no han tenido estrategias de desarrollo sostenible y no han convencido a la población de los beneficios económicos y sociales de cada proyecto.

Según un artículo del 2017, el Diario Gestión señala que la producción de la minería metálica registró un crecimiento de 21.2% el 2016, el más alto de los últimos 25 años. Hubo mayor producción de cobre en 41%, debido a la ampliación de Cerro Verde y mayor productividad en las Bambas. Es indudable que, nuestra producción minera recae principalmente en la producción de cobre.

Para que exista Desarrollo Sostenible y mayor productividad minera se debe realizar:

  1. Diálogos previos con la población, analizando la situación económica y social que tienen. Para ello se realizan talleres, donde la población o comunidad se informa del proyecto. Las empresas mineras, en su mayoría, no han sabido realizar eficazmente estos diálogos o no lo hicieron. El gobierno, que cumple un rol  promotor, debe informar conjuntamente con las empresas mineras de los  costos y beneficios económicos, sociales y ambientales.
  2.  Inversión en tecnología limpia, realizando dos o tres estudios ambientales neutrales. De tal forma, que se sabrá técnicamente, el impacto ambiental de cada proyecto. Si el impacto ambiental, va a perjudicar la salud u otros sectores económicos, considero que el proyecto no debe realizarse. Los especialistas sostienen que, la producción metálica debe realizarse a cierta distancia de la comunidad, entre otros criterios.
  3.  Información a la población de los resultados de estos estudios. La comunidad debe ser  parte del proyecto y evitar así un paradigma antiminero.

Según un artículo del 2017, el Diario Gestión señala que el sector minería e hidrocarburos se incrementó en 1.80% en julio de este año. Es atractivo para la fuerza laboral, insertarse en el sector minero, ya que los sueldos y beneficios adquiridos son mayores, en comparación con otros sectores. Indudablemente este hecho es positivo, pero no indica necesariamente desarrollo.

Los inversionistas si tienen visión de futuro con responsabilidad social, deben  pensar que el fin último de la actividad minera es conseguir mejores condiciones de vida de la persona. La esperanza de vida es menor en las comunidades, donde se realizan extracciones mineras. El cáncer es la enfermedad principal que genera la contaminación minera. Ante eso; la minería debe ser promotora de la salud, el deporte y la cultura. Para ello, debe respetar la integridad del ser humano. No se trata de tener una postura antiminera con fines políticos, sino de compatibilizar lo económico con lo social y ambiental. Hay experiencia de empresas mineras que han reducido sus niveles de contaminación, dado que tecnológicamente es posible hacerlo. El agua que se emplea, puede ser potabilizada posteriormente; las empresas mineras deben construir hospitales y postas médicas, donde la atención no tenga costo alguno en una revisión anual del estado de salud de las personas. Asimismo; debe fomentar el deporte, integrando así a la población; como también desarrollar actividades culturales; desarrollando una mayor conciencia cívica.

El canon minero, se distribuye 50% para el gobierno y el otro 50% para las regiones, municipios y comunidades. Según un artículo del 2017, el Diario el Comercio señala que los gobiernos regionales, provinciales y locales han recibido S/12.415 millones de canon minero entre 2013 y 2017, informó el presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Luis Marchese Montenegro. En el marco de la 33 Convención Minera (Perumin), también explicó que en el último quinquenio ocho regiones del sur del país recibieron un total de S/5.341 millones, entre las que figuran Arequipa con S/1.466 millones, Moquegua con S/1.057 millones, Tacna con S/957 millones, Puno con S/711 millones, Ica con S/697 millones, Cusco con S/403 millones, Apurímac con S/33 millones y Huancavelica con S/16 millones.

El precio de los metales, especialmente el del cobre se ha elevado, lo cual, económicamente es positivo. Sin embargo, los especialistas sostienen que, el Perú tendría metales preciosos para 50 años  más. Ante lo cual, se deben buscar  nuevas fuentes de riqueza pensando en el futuro y en las nuevas generaciones. Se debe erradicar totalmente la minería informal, ya se han hecho hasta ahora algunos avances, pero comunidades lejanas y recónditas necesitan la presencia y protección del gobierno. La función social de la minería compete a las mismas empresas, al gobierno de turno y a las comunidades.

 

Guillermo Fernández del Carpio
Economista e Investigador

Más artículos