Inicio

BLOG

Celebrar las fiestas de los más pequeños del hogar no es sólo un momento de alegría y festejo, es la manera de mostrarles lo importantes y especiales que son, enseñándoles el valor de la familia y los amigos.

La emoción que sienten los niños al celebrar sus cumpleaños es muy grande, es por eso que pasan meses pensando en lo que desean para ese día y sus padres hacen lo posible por cumplir esas expectativas y convertir  ese momento en un bonito recuerdo para sus hijos.

A veces los padres se abruman al pensar en todos los preparativos que tienen que hacer para esta celebración: la decoración, las invitaciones, el catering, las sorpresas, etc;  por ello es una mejor opción para los papás el contratar a personas especializadas que les puedan ofrecer opciones apropiadas para ese día teniendo en cuenta todos los detalles que esto implica.

La edad es un factor importante al momento de decidir la temática que tendrá la fiesta infantil. Aquí te damos algunas recomendaciones para cada edad:

La Función Social Empresarial es la responsabilidad que las empresas tienen frente a la sociedad. Es otro paradigma para conceptualizar lo que es empresa. Dado que muchos entienden que el objetivo de la misma es obtener solamente utilidades,  como era la visión de Milton Friedman. La Responsabilidad Social o la RSE tiene tres perspectivas para lograr Desarrollo Sostenible:

Hace poco compartía con mis alumnos una de tantas anécdotas sobre el servicio al cliente, esta vez se trataba de una experiencia vivida en una sanguchería en Arequipa. El chef -propietario - gerente recibió la comanda de la cajera-moza, en la cual le especifiqué que solo quería mostaza y el sándwich (de chicharrón) cortado en 2 para poder disfrutarlo mejor. El chef -administrador preparó el plato ordenado y lo trajo a la mesa  tal vez con la idea de ser amable con el cliente; sin embargo, me explicó que ahí no usaban mostaza, que eso puede perjudicar el sabor del chicharrón, que si deseaba tenían rocoto partido en trozos; y sobre el pedido de cortar el sándwich, el chef-propietario atinó a entregarme un cuchillo para que lo haga yo mismo.

¿Qué nos puede enseñar esta anécdota? Que en este mundo cada vez más competitivo (de la restauración hostelería y la atención al cliente), ya no solo debemos gustar al cliente , ¡DEBEMOS ENCANTARLE! , y para ello no debemos ser buenos ni excelentes, debemos ser PERFECTOS.

Museo – Centro Cultural San Juan Pablo II de Ayaviri en la provincia de Melgar en Puno

Acabo de leer “Nudge” cuya equivalencia al Español sería “Un pequeño empujón”, un libro que plantea la idea de que se puede ayudar a la gente a tomar decisiones, con un ligero “empujoncito”, “refrescándoles la memoria” o “dándoles un codazo suave”.  Richard Thaler y Cass Sunstein, dos profesores de la Universidad de Chicago, publicaron este libro en el 2008 y tal vez la innovación más relevante, es demostrar con ejemplos (hechos concretos) que se pueden generar espacios o ambientes que motiven el cambio de conducta de los ciudadanos, “empujándolos sutilmente”, hacia un comportamiento deseado, generando conductas positivas, iniciativas productivas que a la larga generarán el desarrollo individual o colectivo en alguna determinada comunidad. Si ponemos en la balanza una ley de fomento y un “empujón sutil”, por ejemplo una carretera, un puerto, una biblioteca, o un museo, claramente lo segundo tendrá mayor impacto que alguna ley o norma de fomento.

NOTICIAS